TRASLADO INVOLUNTARIO DEL PRESIDENTE DEL LA FEUE A LA CARCEL DE SUCUMBIOS

Por: Marcelo Rivera
Nueva Loja 14 de marzo del 2011

Con un cartón, un par de galletas y un lápiz me organizo para que me trasladen a la cárcel de Lago Agrio. Pienso ¡no van a callarme¡ seguiré hablando y expresando mis pensamientos, mis pensamientos están en libertad.
El 10 de marzo, cumplí 33 años, los celebré como siempre he querido, luchando, organizando, escribiendo, y apoyando la acción en el Comité de Internos “Eloy Alfaro”, de la Cárcel Nº 2.
ACERCA DE LOS ACONTECIMIENTOS PREVIOS A MI TRASLADO
El despido injustificado del Director de nuestro Centro Penitenciario caldeo los ánimos, junto a los internos emprendimos una jornada de resistencia, acogiéndonos al Art. 98 de la Constitución, decidimos no pasar lista, no asistir a los cursos y talleres, no acataríamos ninguna orden de las autoridades, en el debate surgió la propuesta de iniciar una huelga de hambre hasta ser escuchados por el Ministerio de Justicia, la huelga arranco con 232 participantes; esa noche visitamos celda por celda a los compañeros privados de libertad. El recorrido por los pabellones del ex penal trajo a mi memoria la visita que hacíamos aula por aula cuando pertenecía a la Jota y luego en la Universidad, ahora mis nudillos tocaban unas puertas, y no eran los profesores quienes las abrían, ¡eran los caporales de celda¡, que nos daban la bienvenida y solicitaban a todos escucharnos.
Las noticias que teníamos del Ministro eran buenas, se abría un espacio para que nos atiendan, el Ministro nunca espero que nuestra protesta fuera altiva, firme y pacífica, nosotros propusimos un pliego de peticiones, que recogía el sentir de todos, propusimos además el caso concreto de nuestro Director, la reinstalación de las mesas de trabajo, entre los privados de libertad y las autoridades del gobierno para en ellas discutir las políticas de cambio en el sistema de rehabilitación, analizar las propuestas represivas del Ministro José Serrano de incremento y acumulación de las penas, reducción del porcentaje de rebajas de penas del 50% al 30%, beneficios y derechos sin discriminación alguna, etc.
Era notorio que los puntos propuestos buscaban generar un debate sobre el tema de inseguridad en el país y desde ese ángulo confrontar la visión punitiva que el régimen derechista de correa había adoptado frente a la grave situación de inseguridad que golpea a la nación, que deja de lado las propuestas humanistas y democráticas que levantaba el gobierno en su primera etapa como generar fuentes de empleo educación gratuita medidas preventivas de seguridad, etc.
En un balance realizado en el Comité de Internos valoramos como positivas todas las acciones emprendidas y frente a posibles retaliaciones, concluimos que no se atreverían a trasladar a ningún dirigente porque partíamos de la lógica de que esa medida bloquearía toda posibilidad de resolver el conflicto.
El 11 de marzo un memorándum del Director Nacional, hecho por tierra esa idea; no tomamos en cuenta que tratamos con un sector derechista que son y serán capaces de todo, que usan el poder para imponer su verdad, violentando toda norma, todo procedimiento, reglamento, ley y la misma Constitución, en fin no respetan NADA.
Al medio día, esperamos la llegada de la comisión “de alto nivel”, bromeo con ellos y les pregunto si al fin me dejaran libre, sorpresa, un piquete de 15 policías enmascarados del GIR me rodean uno de ellos se identifica como Teniente me esposa y me comunica que seré trasladado a la cárcel de Sucumbíos.
Les pregunto:¿ Cual es la razón de mi traslado?
Respuesta: motivo de seguridad.
Les respondo ¿Orden de quién?, del Presidente Correa o del Ministro Serrano. Porque mi seguridad está garantizada en este centro- digo-.
Una leve sonrisa de los guías confirma lo dicho.
Dos patrulleros del GIR, abordo una docena de policías fuertemente armados me conducen por las calles de Quito hacia el aeropuerto.
Yo entiendo que es una orden y que ellos solo cumplen su deber.
Al llegar al aeropuerto trabajadores y operadores del lugar se percatan del operativo policial se acercan y entre sorprendidos y apenados saludan al presidente de la FEUE, uno de ellos me extiende su mano (evadiendo a la policía) y apretándome me dice:
– Cómo esta Marcelo? Para Dónde lo llevan?
– Le digo: para Lago Agrio, cerca de la frontera me quieren desterrar.
Abordamos la aeronave y en pocos minutos estábamos sobrevolando la ciudad de Lago Agrio, aterrizamos y observo otro piquete de policías y patrulleros y esperándome.
Inmediatamente siento las miradas de pasajeros, azafatas y personas que comentan de mi llegada, allí va el presidente de la FEUE dicen, unos saludan, levantan el pulgar como símbolo de apoyo, unos pocos indiferentes.
Al fin llego al recién inaugurado Centro de rehabilitación social de Sucumbíos me recibe una comitiva integrada por el Director del Centro, funcionarios y asesores del Ministerio de Justicia, todos sorprendidos de la llegada del nuevo interno, ninguno de ellos fue notificado del traslado, no hay carpeta, no hay un oficio, no hay nada. TODOS LOS PROCEDIMIENTOS FUERON IRRESPETADOS.
Me conducen a una celda, a ingresar el cacheo respectivo, no encuentran “NADA”, organizo mis cosas y viene a mi mente la canción que me recuerda a alguien muy especial:
Hoy mi deber era
Cantarle a la Patria
Alzar la bandera
Sumarme a la plaza
Hoy era un momento
Más bien optimista
Un renacimiento
Un sol de conquista.
(Silvio Rodríguez)

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: